En Medio Ambiente

La nueva factura eléctrica ha despertado el interés general de la ciudadanía por cómo ahorrar energía eléctrica en casa más allá de adecuar el consumo a los tramos horarios. Aunque el primer paso es reducir el consumo durante los periodos más caros, no siempre pueden alterarse determinadas necesidades como el cocinado, y otras, como la del frigorífico, conllevan un consumo de energía permanente. Por ello, es necesario buscar otras fórmulas que no sólo abaraten la factura energética sino que también nos permitan ser más eficientes en el consumo. En este sentido, el uso adecuado de los electrodomésticos puede suponer un ahorro importante en nuestra factura ya que los aparatos eléctricos y electrónicos suponen la mayor partida en el gasto de electricidad de los domicilios.

Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) los electrodomésticos alcanzan el 61,8 % del gasto de luz. En la primera posición de este ranking se sitúa la nevera, siendo el electrodoméstico que más consume (19%), no sorprende ya que sabemos que no puede apagarse. Le sigue la televisión que se lleva el 7,5% del gasto de electricidad y la lavadora que alcanza un 7,3% del consumo total de energía eléctrica. Pero además debemos tener en cuenta que todos ellos también gastan electricidad cuando se supone que están apagados. Se trata del consumo de electricidad del modo en espera (el standby) que supone el 6,6% del consumo total de electricidad, un porcentaje nada despreciable, que conociéndolo y adoptando sencillas prácticas podemos ser más eficientes y conseguir un ahorro importante en la factura de la luz.

El uso de regleta con interruptor de encendido y apagado es una opción sencilla que nos permite eliminar el consumo debido al standby. Tan fácil y económico como conectar a la regleta los dispositivos de manera conjunta o individual, según su condición, y una vez finalizado su uso apagar el botón de la regleta y evitar el consumo de luz.

Esta solución es un ejemplo de las buenas prácticas de ahorro energético que podemos poner en funcionamiento en el hogar y conseguir un doble objetivo, mejorar la eficiencia en el consumo de electricidad y ahorrar en la factura de la luz. Desde la educación ambiental de Imedes aportamos a la sociedad soluciones encaminadas a mejorar nuestra sostenibilidad, también desde la perspectiva del consumo energético en casa.

Publicaciones Recientes

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.