Comunicación para tiempos de modernidad líquida

Vivimos tiempos de “modernidad líquida”, término que acuñó en los 90 el sociólogo polaco Zygmunt Bauman. Para el autor polaco, el concepto “modernidad líquida” describía el nacimiento de una época consumista donde todo, incluso el individuo, es algo flexible y susceptible de adoptar el molde político o social que lo contiene, en lugar de sus generaciones anteriores donde valores y dogmas eran algo sólido. Nada era permanente ni fijo, ni siquiera el amor.

Desde entonces, tanto las instituciones como las empresas e incluso el sector de la comunicación han visto cómo muchos elementos de su entorno ha sufrido una profunda revolución. Una de los cambios más visibles se da en la comunicación estratégica con los distintos públicos objetivos cuando la inmediatez y la banalidad dominan la sobreinformación a la que todos nos enfrentamos.

Ante este escenario, la profesionalidad, la especialización y la capacidad para abrir la mente y adaptarse a los cambios son vitales. Y en ese punto es donde la comunicación aparece como elemento integrador y generador de confianza y credibilidad a emisores y receptores que forman parte de un mismo tablero en el que el entendimiento y la empatía son claves.

Empatía como capacidad de instituciones y empresas para ponerse en el lugar de su target. Entendimiento como esfuerzo para traducir al lenguaje ciudadano todo el gran trabajo que existe detrás de cada organización institucional o empresarial.

No importa si nos movemos en el sector de los residuos, del medio ambiente, bienestar social, turismo o de la innovación; la comunicación estratégica es hoy en día una disciplina transversal que debe ser tenida en cuenta para generar conocimiento a los usuarios y consumidores que lo demandan en un contexto de mayor participación y total transparencia en su relación con cualquier organización empresarial o institucional independientemente del sector al que se adscriban.

En definitiva, en tiempos de modernidad líquida, la apuesta por la comunicación estratégica siempre es rentable En Imedes somos conscientes de ello y por esta razón planteamos los proyectos de comunicación siempre desde el máximo rigor y compromiso para que nuestro mensaje llegue, se entienda y genere conocimiento de calidad útil para nuestros clientes y para los públicos objetivos a los que se dirige. Es la manera más efectiva de generar vínculos perdurables con nuestro usuario, consumidor o votante.