En Comunicación, Consultoría

Aquello que nos une a técnicos y creativos

Corría el año 2000 cuando un grupo de profesores de la Universidad de València,  gestores y ejecutivos, se dieron cuenta de que a la sociedad de consumo -la del todopoderoso bienestar- la acechaban serios problemas. El análisis de datos, la observación de las tendencias imperantes de producción y consumo y el propio desarrollo económico abocaba a la ciudadanía a plantearse cambios, sobre todo ambientales. Así nace Imedes. Una empresa dedicada desde siempre a la mejora sostenible de la vida de las personas.

En una sociedad tan tecnificada como la nuestra en la que las pruebas  empíricas y las estadísticas son los valores venerados, emergen casi en paralelo, los valores creativos. Y no solo me refiero a creatividad como expresión artística, sino a una manera de enfrentarse a la vida, a sus oportunidades y sus problemas.

Las corrientes humanistas psicológicas (antecedentes de la psicología positiva actual), relacionan la creatividad con la salud y la reafirmación personal. Recomiendan una “orientación creativa de la personalidad” una actitud fundamental a la hora de encarar retos, un modo de relacionar todos los campos de la experiencia humana. Y luego, evidentemente, está la productividad como capacidad de los equipos para desarrollar su talento y conocimiento y convertirlos en beneficios para la sociedad.

En las diferentes áreas de Imedes creemos en la innovación frente a la rutina, en la actividad frente a la pasividad, en la expresividad frente al silencio, en la resolución de problemas frente al encasillamiento, en  ser referencia frente a ser repetición. Todos nosotros y nosotras funcionamos con un motor común, la creatividad. Está comprobado “positivamente” que entre los agentes activadores de la creatividad productiva (como diría mi admirado J.A. Marina) están las emociones y la motivación: el miedo activa y también el entusiasmo. Justo las emociones de la pandemia. Justo nuestro mejor momento creativo.

Publicaciones Recientes

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Inteligencia emocional RSC